Dime con quién andas y te diré quién eres – Luis Ángel Ortiz Catalan

77

¡Oh!, los dichos populares, conocimiento emanado de la intuición, el saber del pueblo bueno y sabio. En estos días, que la política está sometida a la voluntad de esta sabiduría, conviene recordarlos, analizarlos y, por qué no, usarlos como fundamentos teóricos para interpretar los hechos políticos.

Lo digo sin ironía. A veces la explicación más sencilla es la correcta, la de mayor alcance y profundidad.

Por eso me valgo del “dicho” que uso como título para entender quién es el próximo Presidente de la república, el siempre presente y polémico AMLO.

¿Ya se enteraron de los nombres que conforman el recientemente anunciado Consejo Asesor? ¿Uno de esos nombres se le hace familiar por tener relación con una situación de interés local?

Para las/os que todavía lo ignoran, les informo, resulta que entre esos nombres aparece el de Salinas Pliego, conocido empresario de nuestro país, propietario, entre otras empresas, de Los Cardones, sí, esos que siguen empeñados en establecer una minería a cielo abierto en uno de los principales pulmones y fuente de agua de nuestro desértico Estado, a pesar de la plausible batalla que un importante número de asociaciones civiles y ciudadanos defensores de los recursos naturales han venido librando contra ellos.

Y es que la cosa se pone sospechosa, sobre todo porque en su última visita el Presidente electo, contrario a lo que muchos esperábamos, dejó en el limbo el futuro de esta polémica situación, al proponer que fuera sujeta a consulta ciudadana, en lugar de dar un rotundo, fuerte y contundente NO.

Creo que la consulta está de más. El pueblo ha levantado la voz muchas veces para dejar en claro que prefieren la vida. Que AMLO no lo quiera escuchar es otra cosa.

El argumento que usan los nuevos gobernantes es que ellos no son como los de antes, a pesar de que en sus filas hay un montón de personajes que son los de antes, y como dicen: perro viejo no aprende trucos nuevos. Y, a pesar de que han venido haciendo lo mismo de antes, lo justifican diciendo que aunque parezca lo mismo, no lo es. Miles lo creen, pero como se dice: no hay peor ciego que el que no quiere ver.

La noticia me preocupa. Me inquieta que no existan mecanismo que garanticen consultas objetivas. La anterior (la del aeropuerto) no lo fue, sin importar cuantos la defiendan.

Por lo anterior espero que no se haga consulta y se escuche a las miles de voces que han dicho que no. Maliciémosla, una consulta del pueblo contra Salinas Pliego ¿quién la ganará? Les puedo dar los resultados desde hoy.

Lo bueno de todo esto es que tengo confianza en el grupo de personas que han venido dando la batalla contra la minería. Y, aunque sé que muchos de ellos simpatizan con el nuevo régimen, no dudo que antepondrán el bien común antes que sus ideologías.

En otro tenor:

Mensaje para el profe Leggs, lo reconozco, ahora sí ya ganó. Y celebro que la consulta fuera tan trasparente, sin accidente que pongan en duda su contundente victoria.